Eligiendo Correctamente

primera parte


GÉNESIS capítulo 1 habla acerca del momento cuando Dios creó al hombre. Esa es una historia verdaderamente importante, pero igualmente importante es esto: después de crearlo, ¿qué es lo que Dios le enseñó? ¿Qué mensaje tenía Dios para el hombre desde el mismo principio?

árbol Lea el capitulo 2, y verá que la instrucción fundamental de Dios involucraba dos árboles: el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

“Y había Jehová Dios hecho nacer de la tierra todo árbol delicioso á la vista, y bueno para comer: también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de ciencia del bien y del mal. Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto comerás; Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás”. Génesis 2:9, 15-17.

Considerando que Dios habló sobre esto inmediatamente después de la Creación del hombre, estos dos árboles deben ser extremadamente importantes. ¡Dios debe haber querido que el hombre entendiera esta lección antes que nada!

Sin embargo este tema es un misterio para la mayoría de la gente. ¿Cuántas personas, aún líderes religiosos, hablan acerca de este tema fundamental?

Estos dos árboles ilustran la fundación del mundo en que usted y yo vivimos hoy, No podemos entender los eventos en el mundo si no entendemos esta fundación. Al mismo tiempo, esta historia muestra muy claramente cómo resolver nuestros problemas.

EL ÁRBOL DE LA MUERTE.

Esta fue la instrucción de Dios a Adam. “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto comerás; Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás”. Génesis 2:16 y 17. Estas son palabras fuertes. Este árbol causó la muerte. Usted podría llamarlo el árbol de la muerte.

El árbol de la ciencia del bien y del mal representaba a la humanidad teniendo por sí misma la capacidad de producir el conocimiento de lo que es el bien y el mal, lo que es correcto y lo que es errado. “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de Nos sabiendo el bien y el mal: ahora, pues, porque no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre” Génesis 3:22.

Adam y Eva tomaron de ese árbol. Sobra decir que pronto sus vidas estuvieron plagadas de dolor y muerte. ¡Ese acto fue la fundación del mundo que conocemos actualmente! Fue allí donde comenzó nuestra civilización, con ese acto decisivo de rebelión contra Dios.

EL PRIMER ATAQUE DE LA SERPIENTE.

¿Dónde fallaron Adam y Eva? Eso se explica en el tercer capítulo de Génesis: “EMPERO la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo á la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió á la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto comemos; Mas del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, porque no muráis. Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis; Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal. Y vió la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable á los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dió también á su marido, el cual comió así como ella” Génesis 3:1-6.

 Diácono Israel Hernández Martínez 


    Julio 2012